viernes, 21 de julio de 2017

Yo sentencio

Y por la presente, condeno:

A los que dependen de fechas señaladas
para demostrar su cariño,
por pensar que el resto de días 
no merece la pena exhibirlo.

A los que se mueven por el interés
que suscita la situación,
porque te quieren mucho si están solos
pero se olvidan de ti para otra ocasión.

A los que creen que son los amos
y siempre tienen razón,
por no plantearse otras cosas
e imponer su ley y su posición.

A los que por miedo no se mueven
porque esperan lo peor
que se pierden, primero: algo nuevo
y segundo: sentirse mejor.

A los que piensan que son los únicos
que pueden cometer un error
y cuando ven que otros lo hacen
se lo recriminan sin compasión.

A los que van de independientes
y nunca piden ayuda
los pobres creen que ambas cosas
tienen relación alguna.

A los mártires ficticios
que no hacen que auto compadecerse
porque solo ven lo malo de la vida
y no paran de quejarse.

A los que les falta coraje
para enfrentar una circunstancia
por dejar que se les vaya la vida contemplando
algo que les desagrada.

A los que no valoran la vida,
ni a las personas, ni nada,
porque en el fondo no disfrutan,
ni viven, ni se sacian.

A los que se centran en una persona
y desatienden al resto
porque al perderse tanto en ella
se la deja de echar de menos.

A los que engañan y
sin escrúpulos, dañan a sus semejantes
porque demuestran que no merecen
respeto, cariño y que son decepcionantes.

A los que saben lo que es la empatía
pero no porque la suelan practicar
y a los que ni si quiera la conocen,
ni la practican, ni hacen bien a los demás.

Sentencio y condeno a aquellos
que aún queriéndome me han dañado
a quienes dijeron que no lo harían
lo hicieron y, ojo ignoro, ni habrán reflexionado.
Pero sobretodo
me sentencio a mi misma
por ser la que más se ha fallado.
y por haber vivido tanto tiempo
como un pájaro enjaulado.
Y es que a veces, sin saberlo,
estamos hiriendo al de al lado,
por no medir nuestras palabras,
o tal vez por nuestros actos.

...

Por la presente, y a falta de muchos,
quedamos casi todos juzgados,
que como personas que somos
erramos todo el rato;

Por ello y lo que no queda escrito,
la Reina ha hablado,
una sentencia firme en la que
nadie acuse ni sea acusado.

*   *   *
,Ha tenido que ser duro llegar hasta aquí
por eso te agradezco que lo hayas hecho :)
No sé qué pensarás de esto...
pero me lié según iba escribiendo:
la intención con la que empecé a hacerlo,
no se parece a lo que ha salido.
En fins, todo cambia, ¿no?
¡Espero que al menos te haya gustado!