jueves, 8 de julio de 2010

Cuando esa persona que todas las noches se aparece en tus sueños te hace ver que no eres nada en su vida, tienes dos opciones. Solo dos opciones.

Puedes optar por llorar, por gritar, por maldecirle, por odiarle, por quejarte, por rendirte, por pensar que no vales nada sin dejar de amarle en lo más hondo
.
O puedes optar por desahogarte con esas personas para las que sí eres alguien en sus vidas y vivir la vida con ellos comiendote el mundo a cada paso que des, pasando de todo...
Las opciones están ahí, tú eres quien elige y de paso, quien pone las reglas en su propia vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradezco que comentes!:D
& recuerda gritar en voz baja ;)