viernes, 10 de septiembre de 2010

A veces me siento algo fragil, vulnerable. Como que todo va en contra de la corriente, y que ya no tengo fuerzas ni ganas de tenerlas. Pero gracias a Dios siempre hay alguien que me sostiene y me ayuda a seguir adelante, y todo se aclara.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradezco que comentes!:D
& recuerda gritar en voz baja ;)