domingo, 2 de agosto de 2015

Quijotes todos

Y sí, a veces se me aparecen gigantes en el camino,
y no lo dudo, y corro sola a combatirlos.
Y me tiran, me vencen, me lanzan, 
pero no me importa, yo sigo.

En ocasiones pierdo la esperanza
y desde el suelo los miro abatida,
pero por suerte  yo también tengo "Sanchos Panza"
que me levantan y me hacen ver que solo son molinos.


_______________________________________________________________________________
Supongo que es como muy corto esto, pero ya se sabe
lo bueno si breve dos veces bueno, y si malo, menos malo.
El Quijote es un libro que desde siempre me ha llamado profundamente la atención,
he de admitir que de pequeña lo hacía porque se desarrolla en la Mancha 
al ser mi comunidad natal, 
me provocaba un sentimiento de cercanía mayor (ya ves tú que chominá. ¿verdad?).
El caso es que, con los años he comprobado que 
tiene un fondo mayor que el que se aprecia a simple vista
y bueno, a mi me encantan los textos con dobles fondos!
Imagino que la reflexión es obvia, que todos hemos sido Quijotes y como él,
hemos visto gigantes dónde no había más que molinos,
 y por suerte, muchos tenemos Sanchos (hermanos, mejores amigos, padres, madres,...)
que nos han hecho recapacitar y observar todo desde otra perspectiva.
Mil gracias a quien lo haya leído y mil más a quien aporte alguna crítica o comentario :)
Agradecimientos especiales a mis Sanchos, especialmente a la Hurricanada 

1 comentario:

  1. Me gusto, tenes un bonita reflexión de los gigantes y los molinos.

    ResponderEliminar

Te agradezco que comentes!:D
& recuerda gritar en voz baja ;)