lunes, 27 de febrero de 2017

Nada pez, nada

A veces.
Solo a veces.
Te sientes menos que todos. Te sientes menos que nada. Te sientes tan poco que ni te sientes. Te sientes tan poco que ni les reclamas.
Todo se apaga; a tu alrededor todo es nada. Y tú te callas en mitad de toda esa nada. Y te sientes completo, porque es entonces cuando mandas.
Te encierras para mandar por dentro, mientras por fuera solo miras y callas. El pequeño dictador tira la llave, y tú de repente sientes que te acorralan. No querías esto tampoco, solo querías controlar, ya está. Se inunda tu mundo y te ves incapaz de hacer nada.

Nada.


Algo te obliga a salir. Creo que cordura lo llaman. Algo te lanza a la realidad como si de la pecera te cambiaran el agua. Como si de repente te vieras en el mar y sintieras que te arrastra.

El instinto te hace seguir, te dejas llevar por la corriente. ¿Qué puedes hacer? Al fin y al cabo, éste nunca miente. Pequeño pez desorientado, ¿es esto lo que quieres?

* * *

Lanzo la pregunta al aire
y a ver cómo germina en cada uno chanchanchan
Gracias por haber llegado hasta aquí :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradezco que comentes!:D
& recuerda gritar en voz baja ;)